Como la fruta cae sin haber podido madurar
La culpa al hombre, la culpa al viento
Como el hombre que sabe viendose morir
Que nunca más tendrá tiempo

Un día de más; hubiera podido cantar
Culpa al destino, culpa à la suerte.
Culpa a sus cuerdas que se rompieron
Su cante se llamará silencio.

Todavía podría empezar.
Nadie vendrá jamas a bailar

Nadie volverá a cantar en coro.
Nunca nada habrá acabado.
Excepto esa herida en el corazón.
Y esta vida

¿ Por qué quisiera saber por qué... Por qué?
Llega demasiado pronto, el final del baile.
Son los pájaros, nunca las balas.
Que paramos en pleno vuelo.

Como esas peleas empezadas por la tarde
Culpa a la noche, culpa a l'alcohol
Y cuyo no quedará nada más tarde
Sólo algunas colillas en el suelo

Tanto hubiera querido pegar sin embargo
Culpa en el cuchillo, culpa al miedo.
No hubiera hecho ninguna combate hasta el sangrado
Sólo el tiempo de un poco de sudor

El que hubiera querido saberlo todo
Ni siquiera habrá podido verlo todo.

El que tenía el amor en el cuerpo
Para la única que se hubiera guardado
Devolvió su barco al puerto
Sin besarla, sin tocarla, sólo pensando en ella, hasta la muerte.

¿Por qué. Quisiera saber por qué... Por qué?
Llega demasiado pronto, el final del baile.
Son los pájaros, nunca las balas.
Que paramos en pleno vuelo.

Escribía como se sale de una trampa.
Culpa al sol, culpa a los tormentos
Pero como cogía como papel la nieve
Sus ideas se derretían en la primavera

Y cuando la nieve cubría su página,
Culpa a las escarchas, culpa al invierno
En vez de escribir, intentaba , coraje,
De atrapar los copos en el aire

Del evadido que no habrá
Alcanzado su objetivo

Pero hoy, es demasiado tarde
No habrá cogido la marcha
Y su recuerdo sólo será
La canción antes de la lucha

¿Por qué quisiera saber por qué...Por qué?
Llega demasiado pronto el final del baile.
Son los pájaros, nunca las balas.
Que paremos en pleno vuelo.

 
 
 
 

 
 
 
 

 
 
 
 

 
 

 
 
 
 

 
 
 
 
© Emilia ?. Translation, 2019
© Maxime Le Forestier. French translation